Lunes 01 de Octubre, 2007

El matrimonio es una epidemia

Comentar

Hijo mío, debo darte una noticia desagradable: la gente, a determinada edad, se une en matrimonio, y entonces se acaba toda posibilidad de ser feliz.

Tranquilo, Iker. Los niños todavía están a salvo de este castigo.

Pero no están a salvo los chinos, ni tampoco los judíos.

Ni ahora tampoco los homosexuales, aunque sean militares.

No están a salvo ni las chicas blancas ni los chicos negros.

Ni siquiera los feos, ni los viejos, ni los famosos, ni los andróginos.

El matrimonio es una epidemia muy extraña. El que la ha cogido se quiere curar, y quien aún está a salvo se muere por contagiarse.

El amor es muy pequeño, hijo mío. Y el matrimonio es muy grande. El matrimonio y el amor son una pareja que no tiene mucho futuro.

Capítulo 54, Temporada 4 | Comentar Abrir los comentarios en una nueva ventana

Lunes 24 de Septiembre, 2007

La política del amor

7 comentarios

Hijo mío, tu madre y yo hemos vuelto. Todavía no sabemos a qué lugar hemos vuelto, ni dónde estábamos antes, pero al menos debatimos la situación en la cama.

Lo malo es que la cama a veces está en Israel y otras veces en Palestina.

Estamos viviendo una reconciliación muy tensa, igual que en Irlanda.

Hablamos mucho pero no podemos decir que hablamos, como Zapatero y Otegui.

Queremos guerra pero fingimos que no, como Bush y Condolezza.

Iker, el amor es muy extraño. Casi tanto como la política. Lo bueno es que en ambos casos todo comprar acciones vuelve a ser perfecto cuando las personas deciden lo que quieren... en el cuarto oscuro.

Capítulo 53, Temporada 4 | 7 comentarios Abrir los comentarios en una nueva ventana

Lunes 17 de Septiembre, 2007

Siempre que llovió, paró

11 comentarios

Hijo mío, en Argentina tenemos un refrán que dice: "Siempre que llovió... paró". No somos muy buenos con los refranes, pero éste me gusta. Quiere decir que todo lo malo es pasajero.

El amor es como la lluvia: para saber qué se siente hay que mojarse. Y las peleas en el amor son tormentas eléctricas. Rayos y truenos donde parece que se acaba el mundo.

Últimamente yo vivía bajo la llovizna del desengaño, que no moja ni te seca. Y cada vez que veía a tu madre, me caía encima una granizada que me dejaba con las manos vacías.

Debería haber alguien que nos explique el clima del amor, Iker. Porque es muy inestable.

Ayer, por ejemplo, yo iba con mi piloto y mi paraguas como siempre, y de repente, en medio de la noche, salió el sol.

Y tenía la cara de tu mamá.

Capítulo 52, Temporada 4 | 11 comentarios Abrir los comentarios en una nueva ventana

Lunes 10 de Septiembre, 2007

El trauma de la hoja en blanco

20 comentarios

Hijo mío, tu padre desciende de una larga estirpe de escritores y filósofos...

Jorge Luis Borges, Cortázar, Valdano, King Africa... ¡y tantos más! Por eso, cuando un Klikowsky está hundido en la depresión, le dedica su alma y su vida a la literatura.

A veces resulta muy complicado escribir sobre uno mismo. Es mucho más fácil hacerlo sobre una mesa. (La frase es de otro filósofo argentino.) O contar tu vida en un blog, que ahora están de moda. Lo importante es decir siempre lo que sientes, Iker. Y no dejarte intimidar por la hoja en blanco.

Un buen texto para este blog podría ser...

Bueno, alguna vez me saldrá.

Capítulo 51, Temporada 4 | 20 comentarios Abrir los comentarios en una nueva ventana